QUE ES UNA TARJETA GRAFICA DE GAMA ALTA. 

 

Muchas veces hablamos de tarjetas gráficas agrupándolas en tres categorías, gráficas de gama alta, de gama media y de gama baja. La cuestión es ¿en que nos podemos basar para esta clasificación? 

Bien, para empezar es una clasificación relativamente inexacta y cambiante, ya que lo que ayer se consideraba una gráfica de gama alta es posible que hoy sea tan solo una gráfica de gama media debido a los continuos avances en este tipo de dispositivos, pero que siempre representa a las series más altas de ambas marcas. 

En general, al hablar de gráficas de gama alta nos solemos referir al tope de gama de cada marca (ATI y nVidia), es decir, a gráficas con un muy alto rendimiento, que cumplen con los requerimientos más exigentes del momento y que son capaces de manejar con fluidez los últimos juegos salidos al mercado en su máxima calidad, y que están diseñadas para trabajar bajo Windows Vista (de hecho, algunas de sus propiedades solo están disponibles bajo este sistema operativo). 

Como ya hemos dicho, se trata de tarjetas con un gran rendimiento... pero también se trata de tarjetas con un alto consumo... y un precio nada despreciable. 

En la actualidad esta gama está compuesta por las siguientes series de tarjetas: 

nVidia: 

 

En nVidia podemos considerar como tarjetas gráficas de gama alta a las siguientes: 

- GeForce GTX 280 y GTX 260 
- GeForce serie 9800 
- GeForce serie 8800 

Se trata de gráficas que cumplen con los requisitos de los juegos más exigentes, PCIe 2.0, soporte para DirectX 10.1, al menos 512MB de memoria integrada (normalmente DDR3, DDR4 o DDR5). Soportan sin problemas los requerimientos de los juegos más exigentes del mercado y ofrecen una calidad excelente en reproducción de vídeo HD DVD/Blu-ray. 

En los modelos superiores de estas series podemos encontrar gráficas de doble GPU, en todos los casos soportan la tecnología SLI y en algunos modelos SLI Triple. Las series 200 y 9800 soportan la tecnología HybridPower, que cuando se están utilizando aplicaciones con poca carga gráfica permite pasar automáticamente de usar la tarjeta GeForce a usar la GPU GeForce de menor rendimiento (en el caso de placas GPU dual) o la GPU GeForce de la placa base (en placas base compatibles con esta tecnología), lo que disminuye sustancialmente el consumo y proporciona un funcionamiento más silencioso del ordenador. Por lo general cuentan con los últimos avances en gráficas que nVidia ofrece. 

AMD-ATI: 

 

En AMD-ATI esta gama está representada por las siguientes series: 

- Radeon HD 4600 
- Radeon HD 3800 
- Radeon HD 3600 

Al igual que ocurre con las nVidia, se trata de lo más desarrollado dentro de la gama de ATI, con soporte PCIe 2.0, DirectX 10.1, modelos con doble GPU, soporte para CrossFire y CrossFireX, memoria desde 512MB de memoria integrada (DDR3, DDR4 y DDR5), compatibles con los juegos más exigentes del mercado, soporte completo y máximo rendimiento en vídeo HD DVD/Blu-ray... En definitiva, todo aquello que un exigente gammer puede pedir. 

Resumen: 

Cuando nos referimos a gráficas de gama alta, en ambas marcas estamos hablando de gráficas de altísimas prestaciones, precio considerable (este tipo de gráficas suele ser bastante caro) y, por lo general, tamaño grande (en algunos casos realmente muy grande), que por su sistema de refrigeración necesitan al menos dos ranuras de expansión, y que por su alto consumo necesitan fuentes de alimentación potentes (de al menos 600 watios), con conectores específicos de alimentación para PCIe. 

Son gráficas que para dar todo su rendimiento necesitan estar montadas en una placa base de alta calidad y con procesadores potentes, ya que el ritmo de trabajo que son capaces de soportar debe ser seguido por el resto del sistema.