CUALES SON LOS PELIGROS DE UTILIZAR WINDOWS PIRATAS, KEYGEN, CRACK, PROGRAMAS MILAGROSOS Y DEMAS PROGRAMAS PIRATAS 

 

La piratería informática es una actividad que está muy extendida, y va desde descarga de música y películas a la descarga se software. 

Son muchas las repercusiones legales que esto puede tener, sobre todo cuando se trata de establecimientos públicos o empresas, donde las multas por utilización o, en el caso de empresas de informática, instalación de este tipo de programas o contenidos pueden llegar a ser realmente grandes. 

Las implicaciones económicas que esto tiene en las empresas de software también son muy importantes, aunque por otro lado hay que reconocer que ni no existiese esa piratería muchos de los programas que se instalan por este medio simplemente no se instalarían (sinceramente, no me imagino que muchos usuarios domésticos que ahora tienen instalado Adobe Photoshop, por poner un ejemplo, estén dispuestos a gastarse los mil y pico euros que cuesta la licencia original, por bueno que sea este programa). 

Pero no es ese el tema que nos ocupa en este tutorial. Lo que vamos a tratar aquí son los peligros de utilizar no solo este tipo de software, sino también algunas herramientas que los suelen acompañar en ocasiones. 

Y es que, independientemente de los perjuicios económicos que la piratería pueda causar, que son indiscutibles en sí mismos, aunque no tanto en la valoración que a veces se hace de este fenómeno, la piratería causa otro tipo de perjuicios, en este caso directamente al usuario y al funcionamiento de los ordenadores. 

La descarga de este tipo de programas, o más bien los medios que para ello se utilizan, ya suponen un peligro en sí mismos, ya que nos obligan a facilitar una serie de puertas de entrada a nuestro ordenador, puertas que un software malintencionado puede utilizar para introducirse en nuestro sistema (ver el tutorialRiesgos de seguridad al utilizar programas P2P). 


SISTEMA OPERATIVO: 

Vamos a ver en primer lugar los perjuicios de utilizar un sistema operativo pirata

Y en este punto los riesgos son de lo más variado, y van desde problemas que atañen al rendimiento hasta problemas de estabilidad, reconocimiento de periféricos, falta de soporte y problemas de seguridad. 

Se dice muy a menudo que un Windows pirata es más rápido y tiene mejor rendimiento que uno original, llegándose a poner el ejemplo de Windows XP piratas instalados en ordenadores con muy poca potencia, por debajo de los requerimientos mínimos. 

Esto es algo que puede ser cierto, pero no nos llamemos a engaños, para lograr esto el camino es bien sencillo. Se trata tan solo que quitar funciones. Unos veces son funciones realmente innecesarias, pero es que éstas también las puede quitar el usuario en un Windows totalmente original, pero en otras ocasiones se quitan funciones que si bien no se están usando a diario sí que son útiles y necesarias. Se deshabilitan funciones de recuperación y configuración del sistema, incluidas las de creación de puntos de restauración y la herramienta para hacer esta restauración. Por supuesto que así ahorramos espacio en disco, pero también perdemos una herramienta fundamental cuando se nos plantea un problema. Y lo peor no es ya que no se instalen estas herramientas, es que no se da la posibilidad de instalarlas posteriormente ni se advierte al usuario. 

Otro problema que se plantea es que normalmente se trata de instalaciones desatendidas, y para facilitar las cosas (que es otra excusa que se pone muy a menudo) crean como usuario la cuenta Administrador. Esto, a efectos de seguridad, es lo peor que se puede hacer, ya que de hecho se trata de una cuenta que, en una instalación normal de Windows, una vez asignado el nombre de usuario (paso previo a la finalización de la instalación de un Windows legal) queda oculta y no utilizable, salvo en modo seguro, y esto no es por capricho. Para aquellos que utilizan Linux, imagínense una instalación en la que, por defecto, se crea el usuario root, siendo este el usuario principal, con todos sus privilegios y ninguna de sus restricciones en cuanto a accesos. 

La manipulación de estos Windows es otro tema muy a tener en cuenta, porque ¿realmente quienes los instalan saben qué tipo de modificaciones se han podido hacer? ¿Qué medidas de seguridad se han omitido? ¿Qué puertas al malware se están dejando abiertas, de forma intencionada o no? 

Muy importante en este sentido (el de la seguridad) es que la mayoría de estos Windows no se actualizan debidamente, ya que no pasan los filtros antipiratería que a este fin incluye Microsoft (y no nos engañemos, está en su pleno derecho de hacerlo). 

También hay que tener en cuenta que, al no tratarse de software validado, hay muchos complementos que no se van a instalar o a actualizar y, en el caso de Windows piratas que permiten estas descargas, a veces no se instalan correctamente, lo que ocasiona aun más problemas. 

Y otro problema añadido, que este caso afecta al rendimiento, es que, como es gratis se tiende a instalar siempre la versión más alta disponible (si no me cuesta un céntimo, ¿para qué voy a instalar una versión intermedia?) o a instalar lo último que ha salido, sin considerar siquiera si es el sistema o versión más adecuada para nuestro ordenador. Luego, si no funciona bien, con decir que Windows es una porquería tenemos bastante y, además, parece que se queda bien ante el personal, cuando los responsables de estas situaciones son tan solo los usuarios que instalan estos Windows piratas. 

Si es por cuestiones económicas ¿por qué no se instalan directamente Linux, que, además de ser un muy buen sistema operativo, es gratis? Algunas lumbreras alegan que es por fastidiar a Microsoft, y yo me pregunto, puestos a que no venden esa licencia, ¿no se le fastidia lo mismo instalando un Windows pirata que otro sistema operativo? 

Además, para aquellos que no son conocedores de la informática, el costo añadido del sistema operativo se va a compensar en cuanto que tengan que llevar por ese motivo el ordenador unas cuantas veces al taller para que lo reparen (reinstalen). 

Un punto que a este respecto no deja de llamarme la atención es la cantidad de usuarios que cambian Windows Vista original y con su correspondiente licencia por versiones piratas de Windows XP. Esto es uno de los mayores despropósitos que se pueden cometer. Dejando aparte el tema de la conveniencia o no del cambio, de la facilidad del mismo o de la existencia de controladores y rendimiento de algunos componentes, es que para solucionar un problema de rendimiento (en teoría) estamos generando una serie de problemas mucho mayor y peores, para al poco tiempo tener los mismos problemas de rendimiento que se tenían o mayores. 

Si de cambiar Windows Vista por Windows XP se trata, lo mejor es solicitar al fabricante de turno undowngrade, que además de ser gratuito en muchos casos (previa devolución de la licencia de Windows Vista), tenemos un Windows XP original y licenciado y los controladores correspondientes a nuestro equipo, y no va a suponer la pérdida de la garantía ni de otros servicios de atención al cliente o, como mínimo, en el momento de la compra, asegurarnos de que existe esa posibilidad. 

A veces se argumenta que es que el modelo de ordenador, con sus características, solo está disponible con Windows Vista, y nosotros queremos ese ordenador con esas características, pero con Windows XP. Vamos a ver, un Todo terreno Diesel que corra como un Ferrari y gaste como un Ford Fiesta simplemente no existe. 


ANTIVIRUS: 

Estamos aquí ante otro caso típico de programa que nunca se debe instalar no original. Vamos a ver, hay en el mercado muy buenos antivirus gratuitos. Si de no gastar dinero se trata, es una buena forma de hacerlo. Pero es que por otra parte, al usar un antivirus pirata estamos ante los mismos peligros que al usar un sistema operativo pirata, es decir, una más que posible falta de protección y problemas en actualizaciones, a lo que se une la tendencia a instalar lo mejor, lo que en muchos casos lleva a instalar versiones totalmente inadecuadas para los equipos. 


PROGRAMAS EN GENERAL: 

En la instalación de programas en general nos encontramos con problemas muy similares a los ya mencionados, a lo que se unen dos factores añadidos de riesgo: 

Por un lado tenemos el uso de cracks, que no dejan de ser manipulaciones de algunos ficheros del programa, con el consiguiente desconocimiento de lo que realmente se ha modificado. 

Por otro lado tenemos la inclusión de malware en la descarga (normalmente un archivo comprimido o una ISO). Esto se ha convertido, junto con el correo, en una de las principales fuentes de entrada de malware a un ordenador. 

Y por otro lado tenemos un factor de no actualización de estos programas. Es cierto que la importancia de no actualizarse en algunos programas no es la mismo que en el sistema operativo, pero ojo, que en otros, como es el caso de Office, ya que estamos hablando de programas de Microsoft, es igual de importante. 

No menos importante es en este sentido que el concepto de gratuidad hace que se hagan instalaciones de programas unas veces totalmente innecesarios y otras en las que apenas se va a utilizar el 5% (y eso siendo optimista) del potencial de este, pero que nos está ocupando espacio (a veces mucho espacio) y, en muchas ocasiones, cargando una serie de servicios y componentes del programa en el inicio, lo que hace que el sistema, si no es lo suficientemente potente para soportar esta sobrecarga, termine colapsándose o cuando menos con serios problemas de rendimiento 

Mención aparte merece el uso de Keygen, o generadores de claves. Estamos en muchísimas ocasiones no solo ante generadores de claves, sino ante verdaderos generadores de problemas, auténticas autopistas de entrada de malware, en especial de troyanos y spyware, con el hecho añadido de que para su buen funcionamiento se recomienda desactivar la protección antivirus y, a veces, hasta el Firewall, y por supuesto, en Windows Vista, desactivar el UAC. ¿Acaso es posible poner más facilidades? 


HERRAMIENTAS DEL SISTEMA: 

Este es un campo en el que campa también por sus respetos la piratería. 

Realmente me llama la atención el uso y consejo sobre su uso de un programa de gestión de discos duros. Me refiero al Norton Partition Magic. No voy a entrar en cuestiones de si es mejor o peor programa, solo me hago una reflexión: ¿Es normal esta proliferación en un programa de uso bastante limitado (no se está todos los días tocando las particiones), que tiene un costo de nada más que de 99.98 euros? Y estamos hablando de un programa de gestión de discos, que toca un punto fundamental de nuestro sistema. Esto es más curioso aun cuando existen herramientas para hacer esto mismo, como es el caso de GParted LiveCD 0.3.7-7, que además de ser muy bueno y fácil de utilizar, es totalmente gratuito. 

De aquí para abajo la lista es bastante grande, y va desde simples analizadores hasta gestores de archivos, gestores de privacidad o programas de recuperación de datos. 

En el uso de este tipo de programas, cuando son piratas, se unen al factor de riesgo que muchos de ellos suponen de por sí (tocar el sistema siempre supone un riesgo) el riesgo añadido de tratarse de programas no originales, que ya hemos visto anteriormente. 

A esto casi siempre se une que se trata de programas que no están ni diseñados ni pensados para que los use el público en general, sino que se trata de herramientas a nivel profesional, la inmensa mayoría de las veces en inglés, y en las que se manejan términos que, si no se conoce su exacto significado, en el caso de no estar correctamente configurados pueden causar un verdadero desastre. 


PROGRAMAS MILAGROSOS: 

Aunque en este punto no tiene una especial incidencia el tema de la piratería, ya que en bastantes casos se trata de programas gratuitos, sí que, ya que de seguridad estamos tratando, quiero hacer mención a losprogramas milagrosos, que anuncian un aumento espectacular en las prestaciones del equipo, en las conexiones a Internet, en las velocidades de descarga y demás temas por el estilo. Es cierto que hay herramientas que ayudan en estos puntos, pero es más que nada a base de mantener el sistema limpio y con un buen mantenimiento. Milagros no hace nadie, y ante estos programas hay que estar muy atentos a lo que realmente se está metiendo en el sistema. Por supuesto, en el caso de descargarlos, hacerlo siempre o bien en la web oficial del programa o bien a través de enlaces directos a estas web oficiales, nunca a través de terceros, utilizar siempre, en el caso de ser programas de pago, programas originales, con su correspondiente licencia, desconfiar de promesas de aumentos desmedidos, ya que el margen de mejoras no suele ser nunca excesivamente amplio y, sobre todo, evitar instalar este tipo de programas en un idioma que no entendemos perfectamente. Bastantes riesgos hay ya a la hora de manipular el sistema como para encima hacerlo sin saber exactamente qué es lo que se está haciendo. 


DESCARGAS DE MUSICA Y VIDEO: 

Este es un punto que, si bien lo he dejado para el último lugar, no es ni mucho menos porque sea el menos importante. 

La piratería en temas audiovisuales es algo que no solo afecta en el plano económico o legal, en el que no voy a entrar, ni en la seguridad de los medios empleados, sino que se trata de descargas masivas en las que las posibilidades de esconder malware son muy altas. Es cierto que hasta el momento en archivos de audio no se está dando este problema, al menos de una forma más o menos generalizada, pero no ocurre lo mismo en archivos de imagen, ya sea fija (fotografías) o de vídeo. 

Con relación a los vídeos, hay que tener un muy especial cuidado cuando se trate de material destinado a los niños, ya que es enorme la cantidad de material pornográfico que, bajo títulos totalmente infantiles, sobre todo de películas de la Disney, se está distribuyendo en la red. Este tipo de películas, antes de ponérselas a los niños, se deben revisar íntegramente, no solo los primeros 10 o 15 minutos. 


CONCLUSION: 

El uso de Windows y programas piratas no es la solución, sino que en muchos casos forma parte del problema. No estamos hablando ya en su faceta económica o legal, estamos hablando de rendimiento y de seguridad. A todo lo expuesto anteriormente hay que añadir en estos casos la total falta de derecho a cualquier tipo de soporte o reclamación, y esto, en según qué casos, ya vale tanto o más que el costo del programa que estamos instalando. 

Por otra parte, es cierto que en muchos casos el factor económico hace que se utilicen estos programas, ya que a veces se necesita uno determinado y su precio se sale de las posibilidades, pero esto no supone en sí mismo una justificación y, como ya he dicho, en demasiadas ocasiones se trata tan solo de un afán de tener lo último o simplemente de coleccionar programas instalados, aunque luego no se utilicen o no se tenga ni idea de como utilizarlos, con todos los problemas de rendimiento que esto puede causar. 

Por otra parte, en la casi totalidad de estos casos hay una alternativa si recurrimos al software libre o gratuito, pero al parecer para algunos esto no es suficiente (ya digo que en muchos casos no se trata de una necesidad real, sino tan solo de decir que se tiene tal o cual programa instalado). Es cierto que en bastantes casos (ojo, no en todos) el rendimiento de estos programas gratuitos es inferior al de programas de gran renombre y precio bastante alto, pero esta falta de rendimiento la suelen compensar con una mayor facilidad de uso, unos menores requerimientos de recursos y, sobre todo, la seguridad de que se está utilizando software legal y de que no vamos a tener problemas en este aspecto, a lo que se une que, en todos los casos, sus prestaciones son más que suficientes para el usuario medio o incluso avanzado sin uso profesional. 

Diferente es el caso cuando se trata de programas de uso profesional, pero es que en estos casos, si ya de por sí el uso de software pirata en particulares es difícil de justificar, en el caso de un uso profesional es casi imposible, ya que en este caso se trata de herramientas de trabajo, y su compra es siempre una inversión, NO un gasto. Dudo mucho que el taller que necesita comprar herramientas vaya al Todo cien de la esquina a comprarlas por ahorrarse unos cuantos euros.