FORMATEAR UNA MEMORIA DEL TIPO FLASH (PENDRIVES, MEMORIAS FLASH, MP3. ETC. 

 

Antes de nada hay que hacerse dos preguntas: 

La primera es si se puede formatear una memoria del tipo Flash y la segunda es si se debe hacer este formateo. 

La contestación a la primera pregunta es Si, pero... y la respuesta a la segunda en NO, pero...

Para comprender estas dos respuestas hay que ver primero que es una memoria Flash

Una memoria del tipo Flash es una memoria no volátil desarrollada a partir de las memorias del tipoEEPROM

Un Pendrive (o un MP3, que para el caso y salvo unas pocas diferencias es lo mismo) no es otra cosa que una memoria de este tipo a la que se le ha añadido en su ''contenedor'' un lector de tarjetas y una conexión USB. 

  
En la imagen de la izquierda vemos varios tipos de memorias Flash. A la derecha podemos ver un Pendrive abierto en el que se observa el chip de memoria. 

Este tipo de memorias está en pleno desarrollo, con unas capacidades cada vez mayores y una velocidad de acceso también cada vez mayor. 

Existen una gran cantidad de memorias de este tipo, como se puede ver en el tutorial sobre Tipo de medios de almacenamiento de datos

El uso de este tipo de memorias es cada vez más amplio, y va desde los Pendrives y demás medios de almacenamiento portátiles de pequeño tamaño físico hasta las tarjetas que se utilizan en cámaras fotográficas, teléfonos móviles y las BIOS de las placas actuales, que en su mayoría van grabadas sobre este tipo de memorias. Windows Vista también usa este tipo de memorias para ejecutar la función ReadyBoots

El formato de estas memorias está en pleno desarrollo, pero hasta el momento el formato utilizado para que tengan una gran compatibilidad es el formato FAT, accesible desde la gran mayoría de sistemas operativos y demás tipos de formatos. 

Pues bien, de este punto es precisamente de donde parte el problema y a la vez la respuesta a las dos preguntas que nos hacíamos al principio. 

Evidentemente formatearse si que se pueden formatear, pero lo más probable es que perdamos, sobre todo, la versatilidad y gran compatibilidad que tienen este tipo de dispositivos, ya que no estamos haciendo un formateo real (como el que haríamos en un disco duro o un disquete), sino simplemente reescribiendo la información de direccionamiento de la información (osea, lo mismo que se hace cuando elegimos en Windows XP la opción de Formateo rápido). 

 
Ventana de la opción Formatear en propiedades de un Pendrive. 

Para hacer un formateo correcto tendríamos que formatearlas en sistema de archivos FAT (OJO, NO en FAT32, y mucho menos en NTFS), y es aquí donde encontramos el primer escoyo. Windows formatea en el sistema FAT, pero solo lo hace hasta una cierta capacidad y solo en el sentido del párrafo anterior, lo que hace necesario formatearlas con unos programas específicos cuando sobrepasan estas capacidades o queremos hacer algo más que un ''borrado''. 

Hay que tener en cuenta que estas memorias son formateadas en fábrica con unos programas específicos, y que, a diferencia de los discos duros, en los que existe una estructura basada en pistas y sectores, en este tipo de memorias no existe esa estructura, siendo reemplazada por una estructura de celdas de información basada en direcciones de posicionamiento de memoria. 

Tanto el borrado como la escritura de estas memorias se hace a través de impulsos eléctricos, lo que entre otras cosas hace que la vida de estas memorias esté limitada a una cierta cantidad de operaciones (entre 10.000 y un millón, dependiendo más que nada del voltaje que se emplee para estas operaciones). 

Algunos Pendrive incorporan un sistema de formateado que consiste en un dispositivo electrónico (un puente o un pequeño pulsador) en su interior que al activarlo formatea la memoria, devolviéndolas a su estado de fábrica. También hay algunas empresas que distribuyen programas específicos para formatear este tipo de memorias, aunque en muchas ocasionen tan solo funcionan bien en memorias de su propia marca. Estos programas de formateo permiten, sobre todo, recuperar memorias dañadas. 

En cuanto al formateo de memorias del tipo Flash utilizadas en cámaras fotográficas, teléfonos móviles y similares, suele ser normal que estos dispositivos (sobre todo las cámaras fotográficas) tenga una utilidad para formatear estas memorias, siendo con esta utilidad con la que debemos en todo caso realizar su formateo. 

Uno de los motivos más frecuentes por los que se desea formatear un pendrive o una memoria del tipo Flash es por la eliminación de virus. Pues bien, en la mayoría de los casos debería bastar simplemente con realizar un buen borrado, asegurándonos de que no queda ninguna información en la memoria Flash, ya que al no existir un direccionamiento físico ni una grabación magnética, una vez borrado dicho contenido este desaparece TOTALMENTE (no como en el caso de un disco duro, en el que la información permanece (aunque oculta) hasta que es sobreescrita). 

Otro de los motivos para formatear un Pendrive o una memoria del tipo Flash es su recuperación cuando ha quedado inaccesible por una mala manipulación. Este tipo de problema se podria solucionar formateando la memoria, siempre y cuando esta sea reconocida por el ordenador.