¿CUANDO Y HASTA QUE PUNTO ES CONVENIENTE AMPLIAR UN PC?. 

Este es un tema en el que hay que considerar varios puntos. 

Básicamente debemos ampliar nuestro ordenador cuando nuestras necesidades nos lo indiquen. 

Pero dentro de esto hay que considerar unos puntos. El primero de ellos es hasta que punto resulta interesante una ampliación, y esto es algo que va a depender más que nada de la antiguedad del equipo. 

En general, con equipos con más de dos años nos podemos encontrar con la imposibilidad de encontrar los elementos necesarios para la ampliación. 

Las ampliaciones más normales son: 

MEMORIA RAM: 

El software cada vez requiere más memoria RAM, por lo que es una de las ampliaciones que con más frecuencia se suelen hacer. 

Lo primero que tenemos que ver para ampliar la memoria es el tipo de módulos que admite nuestra placa base. Vamos a ver con lo que nos podemos encontrar: 

SDRAM.- Este tipo de módulos se utilizaron hasta el año 2.002 aproximadamente, en el que fueron sustituidos por los módulos DDR. Son memorias difíciles de encontrar, pudiendo además ser bastante más caras que las DDR. Presentan bastantes problemas de incompatibilidades, por lo que es muy importante que nos aseguremos de que los módulos que encontremos sean de las mismas características que los que tenemos, sobre todo en velocidad (PC100 o PC133), dando bastantes problemas la mezcla de ambos tipos. En la mayoría de las ocasiones tendremos además que desaprovechar los módulos que ya tenemos. 

 
Módulo SDRAM. 

DDR.- Aunque siguen en producción, están siendo rápidamente reemplazados por los DDR2. El la actualidad es muy difícil encontrar módulos inferiores a DDR-400, por lo que nos tenemos que asegurar de que nuestra placa admita estos. En la mayoría de las ocasiones tendremos además que desaprovechar los módulos que ya tenemos. 

DDR2.- Son los módulos que se utilizan en la actualidad. No suele haber problemas con ellos para realizar una ampliación de memoria. 

Un dato a tener en cuenta es que si nuestra placa base soporta Dual channel, los módulos que pongamos deben ser exactamente iguales, siendo recomendable incluso misma marca. Algunos marcas venden incluso pack específicos para Dual channel. 

 
Pack KINGSTON para Dual channel. 

DISCO DURO: 

En este punto tenemos que tener muy en cuenta hasta que capacidad admite nuestra placa. En ordenadores anteriores al año 2.000 es normal que no admitan discos de más de 40Gb, por lo que si tenemos que ampliar el disco duro nos interesa buscar uno pequeño. En la actualidad el tamaño mínimo disponible es 80Gb, pero tienen un jumper para configurarlos a 37Gb, con lo que solucionamos este problema. 
El siguiente escalón lo encontramos en los 137Gb (placas que admitan discos LBA de 48 bit). Este es un dato que no suelen facilitar los fabricantes, por lo que nos vamos a tener que guiar más que nada por la antiguedad del equipo. Para poder acceder a estos discos necesitamos además tener instalado un sistema operativo que soporte este tipo de discos (en el caso de Windows XP necesitamos el SP2). 

Si se trata de discos SATA no tenemos problemas en este sentido. 

TARJETA GRAFICA: 

Lo principal en este caso son dos puntos. A saber: 

- Qué tipo de slot tiene nuestra placa base. 

En este sentido, las tarjetas gráficas disponibles en la actualidad son PCIe o AGP, pero en este caso son del tipo 8x-4x a 1.5 voltios, por lo que podemos tener problemas en placas antiguas que solo soporten AGP 4x, pero de 3.3 voltios (esto si lo podemos ver en las características técnicas de la placa base. 

- Resto de prestaciones de nuestro equipo. 

La tarjeta gráfica tiene que estar compensada con el resto del sistema para que le saquemos el rendimiento deseado. No nos va a servir de mucho gastarnos 250 euros en una gran tarjeta gráfica para luego instalarla en un Celeron o en un Sempron con 512Mb de RAM. 

FUENTE DE ALIMENTACION: 

Este es un apartado muy a tener en cuenta. Para ordenadores modernos podemos fijar el mínimo en 450 watios, siendo además muy importante la calidad de este componente. 

Las fuentes actuales cumplen la norma ATX 2.2, con conector de 24 pines. Este conector es perfectamente adaptable a los de 20 pines por en simple procedimiento de quitarle el añadido del conector con los 4 pines extras. 

RESTO DE COMPONENTES: 

En cuanto al procesador, muy rara vez nos va a ser interesante cambiarlo, mas que nada porque salvo que se trate de ordenadores bastante recientes vamos a tener muchos problemas a la hora de encontrar un procesador (estamos hablando de P4 - 478 o de AMD 939, micros anteriores ni tan siquiera los hay nuevos). 

En cuanto a las unidades ópticas, salvo en equipos muy antiguos no vamos a tener problemas en su actualización. 

Visto esto podemos llegar a la siguiente conclusión: 

En ordenadores con componentes en producción (sobre todo placa base) podemos ampliarlo tranquilamente, teniendo en cuenta que si la memoria es DDR lo más seguro es que cuando cambiemos de ordenador la tengamos que desechar. 

En ordenadores de entre 5 años y 3 años, salvo memoria o disco duro no nos va a interesar una ampliación, ya que la potencia del equipo no nos va a permitir explotar las ventajas de una tarjeta gráfica de gama alta. Con la memoria hay que hacer la misma salvedad que en el caso anterior. 

En ordenadores de más de 5 años no solo no nos va a ser rentable una ampliación, sino que además vamos a tener problemas para encontrar los elementos necesarios para hacerla, teniendo que recurrir en muchos casos al mercado de ocasión.