QUE SE PUEDE ACTUALIZAR EN UN ORDENADOR PORTATIL. 

Pues, en contra de lo que ocurre con un ordenador de sobremesa, las posibilidades de ampliación de un portátil son bastante limitadas. 

En la práctica, las posibilidades de actualización se limitan a ampliación de memoria y cambio de disco duro. En algunos casos es posible sustituir el procesador, pero de ello hablaremos un poco más abajo. 

Esto es todo lo que podemos ampliar en un portátil, pero esto no quiere decir que siempre lo podamos hacer nosotros mismos, debiendo recurrir en la mayoría de los casos al servicio técnico. 

Ampliar memoria RAM: 

Quizás sea lo más fácil de actualizar. Normalmente el acceso a los módulos de memoria se hace a través de una plaquita sujeta con tornillitos, que se encuentra en la parte inferior del portátil. 
Lo que ocurre es que debemos tener muy en cuenta las características de la memoria que admite nuestro portátil, ya que si en el caso de PC's de sobremesa siempre existe el riesgo de incompatibilidades, estas se multiplican por 10 en el caso de tratarse de un portátil. 

Cambiar el disco duro: 

Los portátiles llevan discos duros de 2.5'' (en lugar de los normales, que son de 3.5''). Esto en sí no es mayor inconveniente (salvo en el ''pequeño'' detalle de que son bastante más caros). 
Otra cosa es el cambio del disco en sí. Una vez que hemos visto el tipo de disco (SATA o IDE), tenemos que proceder a sustituirlo, y esto depende muchísimo no solo de la marca, sino incluso del modelo de portátil del que se trate. Nos podemos encontrar desde modelos en los que el disco duro se encuentra accesible desde la parte inferior del portátil (de forma similar a la plaquita de la memoria) hasta modelos en los que para sustituir el disco duro tenemos que desmontar completamente nuestro ordenador. Esta es siempre una operación muy delicada cuando de un portátil se trata por el alto riesgo que tenemos de romper alguna pieza, ya que una buena parte de la carcasa suele estar sujeta, además de por infinidad de tornillos colocados en los sitios más inverosímiles, por multitud de pequeñas pestañitas de plástico sumamente frágiles. 
Salvo en el caso de que estemos ante un portátil con un fácil acceso al disco duro, es muy recomendable que esta operación la efectúen en un servicio técnico, ya que en caso de rotura el costo puede ser bastante superior a lo que nos vamos a ahorrar de mano de obra. 

Cambiar el procesador: 

En este caso si que es conveniente que lo hagan en un servicio técnico, ya que el acceso al procesador suele ser bastante complicado, aunque hay algunos portátiles que lo tienen sumamente fácil, al igual que las memorias y el disco duro. 

Aparte de las limitaciones puramente físicas o de dificultad de la operación, también tenemos que contar con que la gama de procesadores compatibles con una determinada placa base suele ser mucho menor en un portátil que en un sobremesa. 

Otras piezas susceptibles de cambio (aunque en estos casos no se trata de ampliaciones, sino más bien de reparaciones) son el ventilador - disipador del procesador, el teclado, la unidad óptica (lector/grabador de DVD) y la pantalla. 

En muchos casos la mayor dificultad va a estar en conseguir la pieza necesaria (que por supuesto siempre va a ser mucho más cara que su equivalente en un PC de sobremesa), pero que además en la mayoría de las ocasiones vamos a tener que recurrir a los servicios oficiales. 

En cuanto a la dificultad del cambio, como en cualquier elemento de un portátil, va a depender de la marca y del modelo más que de ninguna otra cosa. Nos vamos a encontrar desde modelos en los que sea tan fácil o más que en un PC de sobremesa hasta modelos en los que no tengamos más remedio que recurrir al servicio técnico oficial. 

Además, un manual para desmontar un portátil es válido solo para ese modelo en concreto, ya que, como he dicho anteriormente, cada modelo tiene una forma diferente de montaje. 

Una vez dicho todo esto, debo aclarar que, si tenemos el suficiente cuidado y algo de conocimientos, el desmontar un portátil es una labor más entretenida y delicada que difícil, en la que debemos tener mucha precaución con los diferentes tipos de tornillos (que además suelen ser muchos), pestañitas y clips que nos encontramos en su montaje. También los conectores y fajas de datos son bastante más delicados y complicados de poner que en un PC de sobremesa, pero con paciencia y cuidado se ponen perfectamente.